7 Octubre, 2014

*José Manuel Rodríguez Rodríguez

Int económica y datos macro

 

Los analistas de inteligencia económica deben mostrar una alta prevención respecto a los datos que utilizan. Por ejemplo, una variable clave a la hora de prevenir los riesgos de explosión social o política es la evolución del PIB o renta per cápita (RPC). Ahora bien, en tanto que el denominador (el tamaño de la población) suele ser una variable que se puede conocer con relativa facilidad, aunque  hay países en el mundo dónde esto no es en absoluto cierto ya que no se hacen censos fiables; la cifra del PIB, el numerador, es mucho más ambigua como acabamos de darnos cuenta en estos días en nuestro país con la introducción de una estimación del valor de actividades como la prostitución o el tráfico de drogas en el PIB.

Estas ambigüedades a la hora de calcular el PIB pueden ser de enorme  importancia cuando los analistas realizan sus proyecciones y estiman los riesgos y amenazas que afronta un determinado país, sobre todo  en lugares como los países del antes llamado Tercer Mundo.

A este respecto, el ejemplo de Nigeria es particularmente ilustrativo. Nigeria es un país con una población  en rápido crecimiento (2,8% anual entre 2009 y 2013) .La población total ascendía  en el año 2013 a 173 millones de habitantes. Y esto en un país con graves problemas de infraestructuras que se manifiestan en un tráfico colapsado y fallos crónicos en el suministro eléctrico. La falta de desarrollo ayuda a alimentar la insurgencia en el norte del país, mayoritariamente musulmán, y engendra  violencia por todas partes lo que crea zonas vedadas para los inversores  extranjeros en.

Dado su PIB la RPC es correspondientemente muy baja por lo que las posibilidades de fractura social han sido siempre muy elevadas. Los datos hasta al año 2012 confirmaban este pronóstico. El crecimiento de la RPC era muy bajo. Era previsible por otro lado que con ese escaso crecimiento fuera un problema en la medida que su población al no encontrar alternativas económicas internas se plantease la migración como única posibilidad de mejora de su situación. Y aquí aparece la magia de la contabilidad. En el año 2013 el Gobierno nigeriano cambió los criterios estadísticos  a la hora de medir el PIB. Tales modificaciones no tienen nada de incorrectas, pues la estructura económica se va modificando año a año y es necesario por tanto incluir las nuevas actividades y su ponderación para que la estadística se adecue a la realidad económica. El problema es que Nigeria llevaba dos décadas sin hacerlo. El resultado es que de un año para otro la RPC de los nigerianos medida en dólares casi se dobló como se puede observar en la tabla pasando de  1558 $ en el año 2012 a 3006$ en el año 2013.

AÑOS PIB per cápita  ($ corrientes)
2005 804
2006 1015
2007 1113
2008 1376
2009 1091
2010 1440
2011 1498
2012 1558
2013 3006

Fuente: Banco Mundial

Obviamente no es que el PIB pc nigeriana  creciera en ese año a una tasa tan inverosímil sino que en los años anteriores el valor real  del PIB estaba mal medido y subestimaba la renta media de los ciudadanos. Tras el cambio  estadístico Nigeria sigue siendo un país pobre, ocupa el puesto 153 de los 187 países en el índice de desarrollo  humano (IDH) de la ONU, el desempleo sigue siendo alto y la población pobre es muy grande pues las desigualdades son muy elevadas.

La moraleja de esta historia es evidente. Su PIB pc, y, en  consecuencia las expectativas de los nigerianos no eran tan terribles como los analistas podían predecir con los datos de los que disponían hasta ese momento. Por ejemplo, no es lo mismo disponer de 3000 $ de RPC en el año 2013 que  de unos 1650 $ que sería el valor aproximado  que aparecería en las estadísticas que utilizan los analistas si no se hubiese procedido al cambio en la contabilidad realizado por el gobierno nigeriano siguiendo las directrices de los organismos internacionales. En consecuencia podemos decir que el analista de IE debe mostrar un extremado cuidado al hacer uso de datos macroeconómicos  para su prognosis si no quiere que sus predicciones estén tan sesgadas como los datos estadísticos de los que provienen.

* José Manuel Rodríguez Rodríguez* es Subdirector del Master de Inteligencia Económica. Escuela de Inteligencia Económica (La_SEI)

Please follow and like us:
INTELIGENCIA ECONÓMICA Y DATOS MACROECONÓMICOS