Los programas de Mentorado constituyen una de las actividades más valoradas para las principales escuelas de negocios. Su importancia estriba en las sólidas relaciones que se forjan entre mentores y pupilos (o mentorandos), creando paulatinamente una densa red de contactos, cuyos vínculos se proyectan a través de generaciones.

La clave del éxito de estos programas está en los vínculos mentores-pupilos que se establecen durante el tiempo de formación y que, en no pocas ocasiones, tienden a prolongarse a lo largo de los años. Así, mentores guían a pupilos que, a su vez, se convierten en mentores de sus pupilos a los que presentan sus antiguos mentores, y así sucesivamente. Es más, el capital social que aportan a esta red no consta solo de alumnos y exalumnos, sino también de las amistades y contactos profesionales que cada uno posee y que, al final, se comparten en mayor o menor medida. Son todas estas relaciones las que, con el tiempo, proporcionan un auténtico y eficaz networking que repercuten tanto en la evolución personal, como en las propias relaciones sociales y profesionales. Además de todo ello, el Mentorado supone una oportunidad inestimable para la captación de talento y diseminación de currículums a través de las redes de contactos. Con una red tan densa, siempre hay alguien que conozca a alguien.

Pero el Mentorado no solo es eficaz para la creación de redes de contactos, sino que también lo es como herramienta para la transmisión y adquisición de conocimientos. Los mentores transmiten su mayor experiencia y conocimiento profesional a los pupilos, mientras que estos aportan a sus mentores novedades y empuje personal. En un entorno donde los conocimientos evolucionan y cambian con rapidez la estrategia más eficaz no es solo el conocimiento formalmente aprendido, sino sobre todo el que se adquiere a través del acceso inmediato a las personas que saben o que conocen a personas que saben y con las que pueden ponernos en contacto para adquirirlo.

Finalmente, el Mentorado supone también una herramienta de gran valor para el sostenimiento e incremento de la reputación Institucional y personal. Cuanto mayor y mejor es la fama de los profesionales que en ella se forman, mayor y mejor la reputación de la Escuela y de los individuos que acuden a ella para formarse. Este es un mecanismo de retroalimentación en el que Escuela y alumnos se defienden haciendo que se sientan orgullosos de su pertenencia.

EL MENTORADO DE La_SEI

Para el estudiante del Máster iE o aspirante al mismo, el poder contar con una persona con mayor experiencia y conocimiento que le escuche y aconseje, que pueda mostrar una perspectiva más amplia y personal respecto al ámbito formativo y profesional, que le facilite el aprovechamiento de oportunidades y que le anime a desarrollar al máximo su potencial, puede ser un elemento formativo y personal de un valor inestimable. A todo ello va dirigido nuestro Programa de Mentorado de La_SEI.

En sí, la mentoría es una relación de desarrollo personal en la cual una persona más experimentada o con mayor conocimiento (mentor/a) ayuda a otra menos experimentada o con menor conocimiento (pupilo/a o mentorando/a). Desde esta perspectiva, la mentoría puede entenderse como un proceso para la transmisión informal de conocimientos, capital social y apoyo personal, relevantes para la formación o desarrollo profesional del pupilo.

La base esencial de la mentoría es la comunicación informal, usualmente cara a cara, y durante un período de tiempo sostenible (usualmente, la duración del programa de formación), entre el mentor y el pupilo. Desde el plano formativo, un mentor añade más opciones y puntos de vista para que el pupilo (i.e., estudiante del Máster de Inteligencia Económica) pueda gestionar su incertidumbre, elegir con acierto, e incrementar sus posibilidades.

¿EN QUÉ CONSISTE SER MENTOR?

Ser mentor consiste en guiar, orientar y aconsejar a aspirantes y estudiantes (e incluso, exalumnos) de La_SEI, en su desarrollo académico y profesional, ayudándoles a descubrir las opciones más acertadas y animándole a desarrollar su máximo potencial.

¿QUIÉN PUEDE SER MENTOR?

El Mentorado de La_SEI es una actividad libre y voluntaria en la que alumnos en periodo de finalización del Máster de Inteligencia Económica, o exalumnos del Máster dedican tiempo al contacto y guía de aspirantes o alumnos de dicho máster.

Para ser mentor se requiere a) solicitarlo expresamente –o aceptar la solicitud-, b) aceptar el compromiso de monitorizar a alumnos del Master en su desarrollo académico y profesional, y c) comprometerse a desarrollar al menos 4 de las actividades de Mentorado que se detallan en el apartado siguiente.

En la La_SEI contempla dos tipos de mentores: Mentor Junior, y Mentor:

  • El Mentor Junior es un estudiante que está en los últimos meses del Máster de iE, o realizando sus prácticas en empresas.
  • El Mentor es un exalumno del Máster de Inteligencia Económica, o bien es un profesional que, aun no habiendo cursado el Máster de iE, es aceptado como tal en el programa de Mentorado.

¿QUÉ ACTIVIDADES DESARROLLA UN MENTOR?

En la medida de sus posibilidades, el mentor se comprometerá a realizar como mínimo las 4 acciones siguientes con su pupilo o mentorando:

  1. A mantener contacto personal con él o ella al menos 5 veces a lo largo del tiempo académico del Máster. En caso de que el mentor se encuentre desarrollando una actividad profesional, siempre que sea posible se procurará que una de estas reuniones se realice su lugar de trabajo a fin de que el estudiante conozca su entorno profesional.
  2. A facilitar al estudiante medios de contacto ágiles y rápidos para cualquier consulta que precise trasladarle (mail, teléfono, redes sociales, etc.)
  3. A revisar su currículum y/o su proyecto, aconsejándole para su mejora.
  4. A facilitarle contactos con otros profesionales y o empresas que puedan ser interesantes o relevantes para su desarrollo académico y profesional.

Adicionalmente se sugieren otras actividades que puede desarrollar el mentor.

  • Recomendar su asistencia a cursos, conferencias, o cualquier otra actividad útil para su formación. En estos casos puede solicitar del pupilo o mentorando un breve resumen verbal o escrito.
  • Recomendar la lectura de artículos o libros en beneficio del pupilo.
  • Solicitar que le acompañe a aquellas reuniones que considere que puedan ser interesantes como práctica adicional a su formación, o para la mejora de la misma. Al igual que en el punto anterior, el mentor podrá solicitar un breve resumen verbal o escrito de la misma.